Spanish English French Portuguese

La plantación

En primer lugar, hay que conocer las características del terreno y comprobar que es adecuado para el cultivo de chopos. Antes de abordar la plantación y dependiendo del estado inicial del terreno, es necesario realizar unos trabajos previos: destoconado, nivelación y señalamiento; los dos primeros no son siempre necesarios, mientras que el tercero es indispensable para realizar una buena plantación.

La planificación se completa con la elección del método de plantación y con una correcta elección de las plantas.

Características del terreno

El agua es el principal factor limitante para el cultivo de chopos. Si existe una capa freática a menos de 4 metros de profundidad, se puede realizar una plantación a raíz profunda. Sin embargo, la capa freática ha de situarse a más de un metro de la superficie, evitando las zonas húmedas y con agua estancada; de esta manera se permite el desarrollo de un sistema radical adecuado y resistente a los derribos por el viento. Si se opta por una plantación superficial con riego, debe respetarse también la profundidad de un metro.

 

La altitud influye en la duración del período vegetativo y en el riesgo de que se produzcan heladas. Para el cultivo de chopos en Castilla y León, la altitud debe ser inferior a 1100 metros.

 

Las texturas del suelo más adecuadas son las francas, franco-arenosas y franco-limosas, siendo válidas también las arenoso-limosas. Porcentajes elevados de arena impiden la retención de agua y los suelos arcillosos resultan demasiado compactos para el cultivo de chopos; el contenido en arcilla debe ser inferior al 15%.

 

Los chopos no toleran los terrenos salinos (>0,45 mmhos/cm), ni deben plantarse en zonas con caliza activa superior al 6%. El pH debe situarse entre 6 y 8 y el contenido en materia orgánica debe ser superior al 2%.

 







 

Consecuencias de plantación en mala estación

 

Vista aérea de una chopera con diferentes calidades de estación

 

 

Destoconado

Si la parcela ha estado plantada de chopos con anterioridad, se deberá proceder a la eliminación de los tocones para evitar su rebrote y facilitar las posteriores labores culturales. El destoconado se puede realizar mediante dos procedimientos: con máquina retroexcavadora o con barrena helicoidal.
 

El destoconado con retroexcavadora consiste en el arranque de los tocones y su extracción para su quema o enterramiento en otro lugar, o bien para su volteo y enterramiento en el mismo sitio. En este último caso, la nueva plantación debe realizarse en los espacios que dejan los tocones enterrados.
 

El destoconado con barrena helicoidal consiste en el astillado del tocón mediante una barrena acoplada a un tractor agrícola. Tiene como ventajas la rápida descomposición del tocón y su incorporación al suelo en forma de materia orgánica. Como inconvenientes, están su menor efectividad para controlar el rebrote y su limitación en suelos con demasiada grava.
 

Terreno destoconado con barrena helicoidal acoplada a la toma de fuerza de un tractor agrícola

Nivelación

Para el posterior desarrollo de las labores culturales, es importante que la parcela quede nivelada si existen irregularidades en el terreno. La nivelación siempre será necesaria después del destoconado. Se puede realizar con tractor de cadenas o con pala cargadora, dependiendo de la importancia del movimiento de tierras.
Es imprescindible una nivelación muy precisa en las parcelas donde se vayan a aplicar riegos.
 

Plantación: nivelación

Señalamiento

Consiste en el marqueo de los puntos del terreno donde se situarán las plantas. En la determinación de estos puntos, hay que tener en cuenta la forma de la parcela para procurar que el número de plantas que se colocarán en el terreno sea el máximo posible; también hay que considerar la orientación que optimice la captación de iluminación.
Para el señalamiento, se puede utilizar un tractor agrícola con apero que permita marcar líneas y utilizar los cruces de éstas en la ubicación de las plantas; en parcelas pequeñas, se puede hacer un replanteo y marcar los puntos con estacas.
 

Plantación: señalamiento
Señalamiento de la plantación

Elección de las plantas

En la plantación de chopos que tienen como objetivo la producción de madera en rollo, se utilizan plantas de 1 ó  2 años de edad (savias). A veces se usan plantas de 3 savias, si se requiere que tengan grandes dimensiones para ser plantadas a mayor profundidad; pero hay que tener en cuenta que, cuantas más savias tengan las plantas, más difícil será que arraiguen en el sitio de plantación. Cuando el objetivo es la producción de biomasa leñosa en plantaciones a turno corto, se plantan estaquillas obtenidas de tallos de 1 savia (varetas).
 

Tanto las estaquillas utilizadas para la obtención de biomasa como las que se emplean para la producción de plantas deben proceder de un campo de plantas madre autorizado. Además, las estaquillas, las varetas y las plantas sólo pueden adquirirse en viveros que estén inscritos en el registro de proveedores de Castilla y León o de otra comunidad autónoma, aunque se produzcan para consumo propio.
 

Elección de la planta. (Cultivo de cepa madre en vivero)

Campo de plantas madre
 

Normalmente, las plantas se venden sin raíz y por ello reciben el nombre de “plantones”. Cuando se adquieren las plantas, varetas o estaquillas, éstas deben ir acompañadas del documento del proveedor y del pasaporte fitosanitario. También deben tener una etiqueta de color azul, que corresponde al material controlado.
 

En cuanto a la calidad externa de las varetas y estaquillas, deben cumplir los siguientes criterios de calidad y dimensiones:
 

Requisitos de calidad externa para estaquillas y varetas de chopos

  Estaquillas Varetas
Número máximo de períodos vegetativos 2 3
Número mínimo de yemas bien conformadas 2 5
Sin necrosis o ataques de organismos nocivos * *
Sin signos de desecación, asfixia, enmohecimiento o podredumbre * *
Sin heridas excepto las causadas por podas   *
Sin ramificaciones   *
Sin curvatura excesiva   *

Dimensiones requeridas para estaquillas y varetas de chopos

Tipo de material   Clase Longitud mímina(m) Diámetro superior mínimo (estaquillas) / en la mitad de la longitud (varetas)
Estaquillas  

CE1

 

CE2

0,20

 

0,20

8 / 10

 

 

Varetas Región no mediterránea

N1

 

N2

1,50

 

3,00

6 / 15

 

 

  Región mediterránea

S1

 

S2

3,00

 

4,00

25 / 30

 

 

 

 

En cuanto a las plantas, cada partida debe cumplir que al menos el 95% sea de calidad cabal y comercial, sin presentar los siguientes defectos:

  • Heridas distintas de las causadas por la poda o heridas debidas a los daños de arranque
  • Ausencia de yemas susceptibles de producir un brote apical
  • Tallo múltiple
  • Signos de desecación, recalentamiento, enmohecimiento, podredumbre o daños causados por organismos nocivos

 

 

 

Plantación

Hay que elegir entre la plantación a raíz superficial o la plantación a raíz profunda. Con la plantación superficial los árboles necesitan un sistema de riego para su correcto desarrollo. Con la plantación profunda la base de las plantas alcanzan el nivel freático en la época de máximo estiaje y se asegura la disponibilidad de agua durante todo el período vegetativo.
Lo mejor es optar por la plantación profunda siempre que la capa freática en la época de estiaje se encuentre a una profundidad alcanzable por una máquina retroexcavadora. Se elegirá la plantación superficial cuando no sea posible alcanzar la capa freática y se disponga de un sistema de riego seguro.

En el caso de plantación superficial, el terreno debe estar nivelado previamente con mayor precisión para asegurar la correcta circulación de agua por la parcela. También es importante realizar una labor profunda con subsolador, para romper los horizontes profundos e incrementar el suelo disponible para los sistemas radicales. El ahoyado se puede realizar con retroexcavadora o con barrena helicoidal, con una profundidad de 80 cm como mínimo, siendo menos recomendable la barrena cuando haya abundancia de gravas o el suelo tenga un alto contenido relativo de arcilla, pues se favorece la compactación de la pared del hoyo. La plantación puede ser simultánea o posterior a la apertura de los hoyos. En el tapado de éstos, hay que pisar la tierra para evitar que queden bolsas de aire.

En la plantación profunda se utiliza una retroexcavadora de tamaño y potencia suficientes, dependiendo de la profundidad que se precise. El hoyo se abre con el cazo de la máquina y se coloca la planta, tapando el hoyo con la tierra que se extrae de la apertura del hoyo siguiente, reduciendo así el tiempo y los costes de la plantación. Una vez finalizada la plantación, es conveniente pasar una grada para que el terreno quede nivelado.
 

Aviverado de las plantas

    plantación a raíz profunda
    Plantación a raíz profunda
     

    Época de plantación
    La plantación debe realizarse siempre fuera del periodo vegetativo, ya que se trata de plantas a raíz desnuda o sin raíz que tienen que soportar el arranque, el transporte, el aviverado y la plantación. Se recomienda no plantar en tiempo de heladas, pues en ellos es difícil apisonar bien la tierra en el hoyo de plantación, lo que puede impedir el correcto desarrollo de los futuros sistemas radicales. Los periodos más recomendables para plantar son la segunda mitad del otoño (mediados de noviembre a mediados de diciembre) o a finales del invierno (febrero o marzo).
     

    Espaciamiento y marco de plantación
    El espaciamiento es el espacio que queda entre los chopos plantados. Se hace corresponder con el marco, que es la distancia entre los chopos de una plantación. El espaciamiento influye en las dimensiones que alcanzan los chopos en el momento del aprovechamiento; cuanto más juntos estén los chopos, más madera se obtendrá cuando se corten, pero los árboles tendrán un diámetro más pequeño y, en el conjunto de la parcela, su valor será menor.

    Normalmente se utilizan marcos regulares, que son los que mantienen una misma distancia entre dos chopos consecutivos de la misma fila y un chopo de una fila con el de la fila adyacente, formando un cuadrado. En general, en Castilla y León, el marco de plantación más apropiado es el de 6×6 metros, que equivale a plantar 278 pies por hectárea. Con este marco se obtienen chopos de las dimensiones requeridas por la industria de transformación.

    Cuando se desea realizar cultivos intercalares durante los primeros años de una chopera, a veces se usan marcos rectangulares, en los que una de las distancias entre los chopos es mayor que la otra. Con ello se busca que la chopera tarde más tiempo en alcanzar la tangencia de las copas, permitiendo prolongar el número de años en los que se puede compatibilizar el cultivo de chopos con cultivos agrícolas. En este caso, se utilizan marcos de plantación de 4×10 metros (250 pies por hectárea), 5×8 metros (250 pies por hectárea) e incluso hasta 6×10 metros (167 pies por hectárea).

     

     

    El sitio web de referencia para los profesionales de la populicultura y propietarios de explotaciones en Castilla y León. Ayúdanos a que crezca con tus aportaciones y opiniones.

    Somacyl

    Empresa Pública perteneciente íntegramente a la Junta de Castilla y León para dar servicio a los propietarios públicos y privados en la gestión de choperas

    Reportaje de Radio Televisión Castilla y León. También te puede interesar el capítulo de choperas de El Bosque Protector (RTVE)