Spanish English French Portuguese

Plagas y enfermedades

Las principales plagas que afectan a los chopos se deben a insectos; por los daños que producen, éstos se clasifican en defoliadores (se alimentan de las hojas), perforadores(excavan galerías en la madera) y chupadores (se nutren de los jugos del parénquima). Las principales enfermedades de los chopos están causadas por hongos defoliadores.

Contra los insectos se puede emplear productos químicos, pero su uso debe ser lo más restringido posible, aplicándolos solamente cuando se produzcan pérdidas económicas elevadas. Contra los ongos, los mejores tratamientos son los preventivos, adoptando unas técnicas de cultivo adecuadas y utilizando clones más resistentes.

Brenneria populi

Chancro bacteriano del chopo

Descripción:
Aparece un oscurecimiento en el tronco y las ramas principales, que se va extendiendo, acompañado de una exudación (chancro) de color variable. Si se levanta la corteza, se observan en ésta y en el cámbium lesiones internas de color pardo o rojizo
Hospedantes:
Se ha informado de su presencia en el género Populus
Daños:
La presencia del chancro produce un decaimiento de la vitalidad del árbol, con defoliación prematura. El chopo se debilita y termina muriendo.
Tratamientos:
No se conocen tratamientos preventivos o curativos contra esta enfermedad. Se aconseja la corta y destrucción de los pies afectados, para evitar la extensión de los daños.
Chrysomela populi L.

Melasoma, escarabajo rojo del chopo
Coleóptero, defoliador

Descripción:
El adulto mide alrededor de 1 cm de longitud, con la cabeza y el pronoto negros y los élitros de color rojo brillante con una mancha negra en la base.
Hospedantes:
Ataca a chopos jóvenes, hasta el tercer año desde la plantación. Puede ser muy dañino en viveros.
Daños:
Tanto las larvas como los adultos se alimentan de las hojas de los chopos, provocando daños desde el mes de abril hasta mediados o finales de octubre. Las larvas jóvenes se alimentan de la epidermis del envés de la hoja y del parénquima, dejando intacta la epidermis del haz; las larvas de los últimos estadios y los adultos dejan únicamente los nervios principales
Tratamientos:
Sólo en caso de ataques muy intensos, especialmente en viveros, se aplican inhibidores de la quitina y los insecticidas biológicos (Bacillus turingiensis) contra las larvas jóvenes. En los viveros conviene retirar las hojas caídas al suelo al final del período vegetativo, para destruir los refugios invernales de los adultos.
Cryptorhynchus lapathi L.

Gorgojo perforador del chopo
Coleóptero, perforador

Descripción:
Las larvas son blancas con la cabeza marrón, sin patas; en la madurez alcanzan 1 cm de longitud.
Hospedantes:
Ataca a chopos de todas las edades.
Daños:
Los adultos realizan picaduras en los brotes jóvenes, provocando necrosis y ahorquillamientos. Las larvas excavan galerías que pueden anillar completamente los chopos jóvenes y matarlos o, si no mueren, las galerías deprecian la madera. En los viveros, las plantas quedan inutilizadas para la comercialización. En chopos adultos prefieren las ramas jóvenes y los daños revisten menos importancia.
Tratamientos:
Los tratamientos químicos deben aplicarse cuando aparecen los adultos. Como tratamientos preventivos, se debe evitar el uso de clones de corteza rugosa, por los que se sienten atraídas las hembras para realizar las puestas.
Gypsonoma aceriana (Dup.)

Perforador de yemas
Lepidóptero, perforador

Descripción:
Las larvas llegan a alcanzar 0,8-1,0 cm de longitud, de color claro amarillo rojizo, con una mancha oscura en el pronoto y la cabeza también oscura.
Hospedantes:
Ataca a plantas de vivero y a chopos en el primer año de plantación. Son más atacados los clones interamericanos y los de P. trichocarpa, mientras que los deltoides son más resistentes; los euramericanos presentan una variada sensibilidad.
Daños:
Las orugas se alimentan al principio de las hojas y después penetran en las yemas y en el extremo de los brotes tiernos. Cuando se daña la yema terminal, se producen malformaciones y la emisión de ramas laterales en sustitución de la guía principal, inutilizando las plantas de vivero para su comercialización.
Tratamientos:
Se aconseja cortar y destruir las ramas atacadas y eliminar los pies más gravemente dañados; también se puede eliminar la vegetación acompañante. Un tratamiento preventivo consiste en no realizar plantaciones en suelos secos y arenosos. En los viveros, los tratamientos químicos con insecticidas sistémicos se aplican sobre las orugas jóvenes cuando se alimentan de las hojas.
Lepidosaphes ulmi L.

Hemíptero, chupador

Descripción:
El adulto está protegido por una cubierta cerosa de color marrón grisáceo, con forma de concha de mejillón, sobre el tronco de los chopos. La cubierta de la hembra mide 2-3 mm de longitud y es muy convexa. La del macho es más pequeña, de 1,5 mm, más recta.
Hospedantes:
Ataca a más de 100 especies, entre las que se encuentran las del género Populus, principalmente en edad adulta.
Daños:
El daño se debe a la succión de la savia para alimentarse y a la inyección de toxinas. Sólo en caso de ataques severos produce decaimiento general del árbol, con pérdida apreciable del crecimiento y secado de ramas.
Tratamientos:
Los tratamientos químicos no suelen estar justificados. Entre los tratamientos preventivos, se incluyen la poda de la chopera, que favorece su aireación, y evitar el exceso de abonos nitrogenados.
Leucoma salicis L.

Mariposa blanca del chopo
Lepidóptero, defoliador

Descripción:
El adulto es de color blanco brillante, con 3,5-5 cm de envergadura alar (el macho más pequeño que la hembra). La oruga es al principio negra y peluda; en el último estadio presenta manchas blancas o amarillentas redondeadas a lo largo del cuerpo, con mechones de pelos amarillos en los flancos.
Hospedantes:
Ataca a chopos de todas las edades.
Daños:
Las orugas se alimentan de las hojas y los brotes jóvenes de los chopos, llegando a defoliar completamente los árboles. Presenta dos generaciones en el año, por lo que puede provocar dos defoliaciones durante el período vegetativo, una en primavera y principios del verano y otra en pleno verano.
Tratamientos:
Los tratamientos químicos están poco justificados; en ataques muy intensos o repetidos, se utilizan insecticidas biológicos (Bacillus turingiensis) o inhibidores de la quitina aplicados contra las orugas jóvenes, en abril para la generación invernante y en julio para la generación estival. Se ha observado una mayor sensibilidad en algunos clones (‘I-214’, ‘MC’ y ‘Branagesi’), mientras que otros presentan una buena resistencia (‘Raspalje’, ‘Beaupré’).
Marssonina brunnea (Ell. et Ev.) Magn.

Marsonina
Hongo, defoliador

Descripción:
Aparecen en las hojas manchas marrones con la parte central más clara. Las manchas se van uniendo hasta afectar a toda la hoja que se vuelve de color marrón y cae al suelo. La enfermedad se inicia en las ramas más bajas y va ascendiendo hacia la parte superior de la copa.
Hospedantes:
Ataca a chopos de todas las edades.
Daños:
La defoliación prematura disminuye el crecimiento del año y provoca el debilitamiento de la planta, que puede ser afectada por otros patógenos. En el año siguiente al del ataque tiene lugar un retraso en la foliación. Fuertes ataques repetidos pueden matar los chopos.
Tratamientos:
Los mejores tratamientos son los preventivos, utilizando clones más resistentes. Ayudan a la contención de la enfermedad el enterramiento de las hojas atacadas mediante laboreos en invierno y la poda de los ramillos infectados.
Melampsora larici-populina Kleb.

Roya del chopo
Hongo, defoliador

Descripción:
Sobre el envés de las hojas infectadas aparecen en verano manchas anaranjadas. En el haz de las hojas caídas en otoño se observan puntos marrones que después se vuelven de color negro.
Hospedantes:
Ataca a chopos de todas las edades.
Daños:
Provoca la caída precoz de las hojas, dando lugar a una pérdida de crecimiento, una deficiente lignificación y una disminución de la acumulación de reservas al final del período vegetativo. Con infecciones repetidas, los árboles se debilitan y son atacados por otros patógenos.
Tratamientos:
Los únicos tratamientos eficaces son los preventivos, aplicando unos buenos cuidados culturales y utilizando clones más resistentes. Pero no debe emplearse clones que presenten una resistencia total a la roya, para impedir la aparición de nuevas razas más virulentas de la enfermedad.
Melanophila picta (Pallas)

Escarabajo perforador del chopo
Coleóptero, perforador

Descripción:
Los adultos tienen el cuerpo de forma oval, de 1 a 1,4 cm de longitud, de color negro con manchas amarillo rojizas sobre los élitros.
Hospedantes:
Ataca especialmente a chopos jóvenes debilitados o que presentan heridas.
Daños:
Las larvas se introducen bajo la corteza del tronco, produciendo un necrosamiento y un desprendimiento de placas de corteza, interrumpiendo la circulación de la savia. Después excavan galerías en la madera, haciéndola inútil para sus principales aplicaciones.
Tratamientos:
Los tratamientos químicos se aplican sobre los troncos contra los adultos, antes de que realicen las puestas. En ataques poco intensos se puede levantar la parte de corteza afectada y destruir las larvas mecánicamente
Paranthrene tabaniformis (Rott.)

Oruga perforadora del chopo
Lepidóptero, perforador

Descripción:
El adulto se parece a una avispa por presentar el cuerpo con anillos amarillos y negros, aunque sin estrechamiento al comienzo del abdomen. La oruga es más blanca al principio y luego tiene la cabeza de color marrón y el cuerpo blanco hueso con el vaso dorsal rojizo, con dos ganchitos en el último segmento
Hospedantes:
Ataca casi siempre a chopos jóvenes, con fustes de menos de 15 centímetros de diámetro.
Daños:
La oruga excava galerías en la madera. Si el chopo supera el ataque, las galerías quedan restringidas al cilindro de deshecho del desenrollo; en caso contrario, la madera queda inutilizada para sus principales aplicaciones. El viento puede tronchar los árboles por las zonas afectadas por las galerías. En viveros, las plantas pierden los requisitos de comercialización.
Tratamientos:
En plantación, se debe eliminar las ramas o los pies afectados. Como tratamiento preventivo o como complemento de los tratamientos curativos, se usan trampas con feromonas que atraen y capturan a los machos.
Phloeomyzus passerinii (Sign.)

Pulgón lanígero del chopo
Hemíptero, chupador

Descripción:
Puede observarse hembras vivíparas ápteras, hembras ovíparas aladas y machos alados. Las hembras vivíparas ápteras son las más observadas, son de color verde amarillento, de hasta 1,2 mm de longitud y están recubiertas por secreciones cerosas blanquecinas o grisáceas.
Hospedantes:
Los ataques tienen lugar en choperas adultas, cuando ya se ha producido la tangencia de copas
Daños:
El pulgón se alimenta chupando del parénquima cortical, inyectando al mismo tiempo una sustancia irritante que provoca la desecación y el agrietamiento de la corteza, ocasionando la muerte de la parte superior de la zona atacada hasta que todo el chopo muere.
Tratamientos:
El tratamiento químico, con una mezcla de dimetoato y metil clorpirifos, sólo es efectivo al principio del ataque. Los tratamientos preventivos son los más eficaces y consisten en la utilización de clones más resistentes, que suelen ser los que presentan una corteza más lisa.
Sesia apiformis Clerk

Sesia grande del chopo
Lepidóptero, perforador

Descripción:
El adulto también se parece a una avispa por tener anillos amarillos y negros. La oruga tiene la cabeza de color marrón y el cuerpo blanco, con un ganchito en el último segmento.
Hospedantes:
Ataca a chopos de todas las edades.
Daños:
La oruga penetra en la base del tronco o en el cuello de la raíz y excava galerías descendentes hacia las raíces. La madera queda depreciada por las galerías. Los chopos jóvenes pueden tronchar por su base.
Tratamientos:
Los tratamientos químicos se aplican en la base del tronco, hasta un metro de altura. Los pies afectados deben ser eliminados para evitar la expansión de la plaga.
Venturia populina (Vuill.) Fabric.

Defoliación primaveral
Hongo, defoliador

Descripción:
La enfermedad se manifiesta mediante el ennegrecimiento y la desecación de las hojas, que dan lugar a la defoliación del árbol en primavera. También se dañan los pecíolos y las ramillas finas, que se encorvan en forma de cayado y se marchitan.
Hospedantes:
Ataca a chopos de todas las edades, especialmente a los más jóvenes.
Daños:
La defoliación comienza en la parte superior de la copa y avanza rápidamente hacia las ramas más bajas. La pérdida de las hojas da lugar a una disminución apreciable del crecimiento el año del ataque. Estos daños son parecidos a los ocasionados por las heladas tardías, que también se producen en primavera.
Tratamientos:
En invierno se podan y destruyen las ramillas afectadas para impedir la reanudación del ataque en la primavera siguiente. Pero los mejores tratamientos son los preventivos, utilizando clones más resistentes.

El sitio web de referencia para los profesionales de la populicultura y propietarios de explotaciones en Castilla y León. Ayúdanos a que crezca con tus aportaciones y opiniones.







 

Somacyl

Empresa Pública perteneciente íntegramente a la Junta de Castilla y León para dar servicio a los propietarios públicos y privados en la gestión de choperas

Reportaje de Radio Televisión Castilla y León. También te puede interesar el capítulo de choperas de El Bosque Protector (RTVE)